¿Amas a tu peludo pero ya no sabes qué hacer para corregir sus conductas inadecuadas? En Din Don sabemos lo que estás sintiendo, y conocemos la importancia de tener una mascota educada en tu hogar. Justo para ayudarte queremos contarte sobre el adiestramiento canino como la solución para que tu peludo sea educado.


Sin maltrato y de la manera más inteligente, verás cómo se puede socializar a tu perro para que dentro y fuera del hogar su presencia contribuya a la armonía y felicidad.

Aprender a hacer sus necesidades fisiológicas en el lugar indicado, atender tu llamado, sentarse, evitar conductas agresivas, o el desarrollo de destrezas son algunos de los avances que podrás notar, tras un adiestramiento positivo.

Así que, si pensabas en tirar la toalla y rendirte con la educación de tu perro, ¡te tenemos excelentes noticias! En este contenido te explicamos en qué consiste el adiestramiento para perros, sus beneficios, tipos de adiestramientos según raza y logros, cómo hacerlo, quién puede hacerlo , y todo lo que necesitas saber.

¿Qué es el adiestramiento canino?

El adiestramiento canino consiste en la aplicación de una serie de técnicas que pueden ser fundamentadas en teorías de aprendizaje y en el estudio de los comportamientos instintivos o naturales de los perros. Todo este conocimiento se aplica para que mediante la relación hombre-perro, el canino adquiera destrezas y adopte comportamientos.


Verás, muchos creen que el adiestramiento es solo para enseñar a tu perro a hacer trucos, para que adquiera alguna disciplina deportiva o ejerza actividad física. Sin embargo, el adiestramiento se hace necesario muchas veces para enseñar a tu peludo patrones de comportamiento y hacer que desaprenda conductas inapropiadas como timidez, agresividad o desobediencia.


Entonces te preguntarás, ¿Cómo es eso de desaprender conductas inapropiadas? Pues bien, pasa que nuestros peludos desde cachorros, al igual que pasa con los humanos, van aprendiendo ciertas conductas de su entorno y de la experiencia misma.


Todas las experiencias que tu peludo haya vivido, sea que tú lo hayas tenido desde cachorro o no, suman información en sus comportamientos y emociones. ¡Así como lo lees! Tu perro recibe estímulos que generan emociones de acuerdo a la experiencia, y es justo trabajando con dichas emociones que el entrenamiento tiene una efectividad duradera y positiva para su educación.


Ahora, debes saber que muchos de los comportamientos inadecuados en nuestros peludos pueden ser por falta de una actividad física y de tiempo de juego. Es por ello que el adiestramiento canino trabaja de manera integral las causas de los malos comportamientos caninos, al prestar un espacio para que tú peludo libere energía, interactúe con humanos y animales, y disminuya el riesgo de sufrir la ansiedad y estrés, desencadenantes de conductas destructivas y agresivas.

¿En qué consiste el adiestramiento canino?

Básicamente el adiestramiento canino consiste en trabajar los estímulos de tu perro y fortalecer el vínculo entre humano-canino. Con este se logra el objetivo de que tu perro atienda tus indicaciones voluntariamente, comprendiendo que es algo positivo para él y para la relación contigo y su entorno.


Dicho trabajo para afianzar el vínculo y los estímulos positivos en tú perro se deberían aplicar, de acuerdo a lo que dicen los expertos, con refuerzos positivos y recompensas. De manera que, un adiestramiento debe ser en positivo, sin maltrato, represión o castigos.


Es así como para enseñarle a tu perro a traer su correa con la boca, pasar un camino de obstáculos, ir al baño al lugar indicado o eliminar algún comportamiento, se hace necesario un adiestramiento canino positivo.

Lo que no se debe hacer en el adiestramiento canino

Ahora, a muchos les habrá funcionado eso de dar un castigo a su perro cuando no hace lo que se le indica. Pero debes saber que el único modelo de castigo que llegaría a ser positivo para tu perro, sería el de retirar o dejar de entregarle su premio (snack, caricia o juguete) cuando no hace determinada acción que le demandas.


Al aplicar un modelo de castigo diferente al positivo, puedes acarrear más desventajas que beneficios. Esto es porque con estas prácticas inadecuadas de corrección, suele lograrse un efecto a muy corto plazo y en la mayoría de los casos las consecuencias son más desfavorables que al inicio.


Verás, cuando un perro es adiestrado de manera negativa, terminará siendo agresivo con los demás humanos o animales. Todo ocasionado por la angustia, miedo o ansiedad que le produce una educación con el uso de la fuerza y la represión. De hecho, también podría darse el caso en el que todo lo contrario a ser agresivo, el canino entre en un estado de depresión y timidez, llegando a dejar de comer, enfermar y morir.

Lo que sí se debe hacer en el adiestramiento canino

Es por esto que el adiestramiento canino debe ser practicado de la manera correcta, para evitar consecuencias desfavorables en el comportamiento y salud de tu peludo, además de una relación rota entre tú y tu amigo de cuatro patas.


Usar las recompensas o premios de los que te hablamos, pueden ser cosas muy sencillas como un snack, un juguete o una caricia para tu perro. Por otro lado, el refuerzo consiste en repetir este ejercicio de acción-premio, hasta que el peludo asocie dichas acciones como un patrón de comportamiento que es beneficioso para él.


De acuerdo a la acción o comportamiento que requieras enseñar a tu perro, será el tipo de estímulo y comunicación con él. Por ejemplo, podrías iniciar por el uso de silbatos o sonidos, para posteriormente recurrir al lenguaje corporal y de señas, que suele ser para un nivel más avanzado de entrenamiento.

Como ves, no se trata solo de adiestrar para que tu perro obedezca órdenes, se trata de que el adiestramiento para tu perro sea tan efectivo, que le enseñe a ser un peludo feliz, sociable y educado, dentro o fuera de casa.

Beneficios de adiestrar tú canino

Entonces, ¿Cuáles son esos beneficios de un buen adiestramiento canino? Aquí te dejamos una lista con los principales:


  • Relación sana y feliz con el entorno (familia, otros animales, vecinos…)
  • Corrección de comportamientos y conductas.
  • Fortalecimiento de lazos afectivos contigo y el resto de la familia.
  • Comunicación asertiva y efectiva.
  • Salud integral de tu peludo.

Por supuesto, el mayor beneficio que puede representar un entrenamiento canino adecuado, es la felicidad en tu hogar de tener un amigo de cuatro patas sano, feliz y en armonía con todos.

¿Desde qué edad se puede adiestrar mi perro?

Todos estos beneficios que adquiere tú familia y tu peludo con un adiestramiento efectivo, los puedes cultivar desde que son cachorros, luego del destete. Verás, lo ideal es que tu peludo pase los primeros 2 meses de vida junto a su madre, no solo por el tema de la lactancia, sino además porque en este tiempo ya inicia su socialización con sus congéneres y su entorno, de acuerdo a lo que aprende de su madre.

Quiere decir que la madre de nuestros perros cachorros inicia con un trabajo de socialización desde que ellos nacen. Posteriormente, a partir de los 2 meses cuando inicia la transición a una alimentación diferente a la lactancia, ya se puede continuar con el proceso de socialización con personas, otros animales, y el entorno en el hogar y vecindario.


Generalmente, cuando tu perro ha tenido un proceso de socialización correcto desde cachorro, su entrenamiento se hace más sencillo, por lo que incluso tú o alguien de la familia podría entrenarlo mediante el modelo de recompensas y estímulos.

Entrenamiento de tu perro según su raza

Ahora, probablemente te ha parecido que algunas razas de perros tienden a ser algo más complicadas para adiestrar y educar. Y la verdad es que estás en lo correcto, los perros llevan en sus genes alojados algunos rasgos de comportamiento que hacen más o menos complicado el trabajo de entrenamiento.

Entrenamiento para raza Pit Bull

Por ejemplo, existen razas de perros dominantes como la Pit Bull, en la cual el modelo de entrenamiento debe ser diferente y especializado en su carácter. Por supuesto, cabe aclarar que un perro dominante no significa que sea agresivo o “malo”, lo que te indica es que tiende naturalmente a ser un líder.


Es por lo anterior que entrenar a un perro Pit Bull u otro de raza dominante, implica un reto mayor para la persona que lo entrena, ya que tiene que demostrarle al perro que el rol de líder de la manada es del humano.


Algunos tips para que sea más sencillo dar a entender a tu perro Pít Bull tu liderazgo son:


  • Deja que entre de último a casa cuando lleguen.
  • Haz que tú o tu familia coma antes que él.
  • No permitas que se siente en tu regazo.
  • No dejes que se suba a tu cama.

Con estas acciones podrás bajar el nivel de predominancia y moldear mejor el carácter de un perro dominante, para un entrenamiento positivo más efectivo.

Entrenamiento para raza Pastor Alemán

Los perros Pastor Alemán se caracterizan por tener un carácter protector y por ser muy inteligentes. En este caso el entrenamiento va más enfocado a aprovechar todo ese gusto por aprender y la capacidad de protección que ellos traen en su genética.


A nuestros peludos Pastor Alemán les va muy bien el entrenamiento de premio por orden o acción cumplida. El ejercicio y el desarrollo de destrezas les harán mucho bien para equilibrar su ansiedad e impaciencia por aprender algo nuevo.

Entrenamiento para raza labrador

Aunque nuestro perro labrador puede no ser dominante como otras razas, si tiene un desborde de energía tal como ocurre en una raza Pit Bull o similares. Así que un entrenamiento que exija gran actividad física, delimitando espacios y con instrucciones por comandos de voz les hará mucho bien.


Lo más importante en este entrenamiento es que al dar el espacio y el tiempo para que tu labrador libere toda esa energía que guarda, se evitarán malos comportamientos a causa de la ansiedad o estrés que les puede generar no gastar todas esas calorías que tienen de sobra.

Entrenamiento canino para acciones especiales

Ahora, ya habrás notado que el entrenamiento para caninos tiene múltiples aplicaciones que van desde moldear el carácter de nuestros peludos, hasta desarrollar destrezas para realizar trucos y acciones determinadas.


Enfocándonos en el adiestramiento para acciones puntuales, puedes encontrar reunidas las técnicas de aprendizaje y de la etología canina (comportamiento instintivo), tal como te lo mencionamos anteriormente.


Entre algunas de las prácticas que son parte de dichas técnicas están la enseñanza por comandos por sonidos y el lenguaje corporal.

Comandos por sonidos

Nuestros peludos instintivamente tienden a relacionar sonidos con situaciones, tal como sus ancestros y ellos mismos lo hacen entre sus congéneres. Por ello, los expertos coinciden en hacer uso de los sonidos para enseñar a tu peludo diferentes acciones, complementando con el modelo de premio y refuerzo positivo.


Este tipo de entrenamiento por comandos es muy útil para perros que hasta ahora inician la primera fase de su adiestramiento, y suele hacerse efectivamente con silbatos o la misma voz. Ahora, es más recomendable optar por adiestrar a tu peludo por comandos de voz, al no depender de un mismo silbato para comunicarte con tu peludo.


Dichos comandos por voz se deberían hacer con palabras muy cortas, que sean más fáciles tanto de decir para ti, como de relacionar y recordar para tu perro.

Lenguaje corporal

Por otro lado, está el lenguaje corporal que suele aplicarse principalmente con señas. Este se emplea comúnmente para enseñar acciones muy precisas, tales como sentarse, retirarse, acostarse, saltar, “hacerse el muertito” o tumbarse.


Debes tener en cuenta que este lenguaje de señas puede exigir un nivel más alto en tu peludo, y que suele ser posterior a un entrenamiento por comandos de sonidos.


Finalmente, recuerda que tanto para el entrenamiento por acciones, como para el entrenamiento para conductas y comportamientos de tu peludo, se debe hacer uso de un modelo positivo. A su vez, este modelo va muy bien acompañado por estímulos y vínculos emocionales entre tú y el perro.

¿Quiénes pueden ayudarte con el adiestramiento canino?

Lo siguiente que puedes estarte cuestionando es si tú puedes hacer el entrenamiento canino o si deberías buscar ayuda de un experto. La realidad es que para definir quién debería hacerse cargo del entrenamiento de tu peludo debes considerar varios aspectos que dependen del caso particular de tu perro.


Deja que te expliquemos, cuando tu perro muestra una reacción positiva frente a tus indicaciones, su carácter es obediente en lugar de dominante y se ha socializado bien desde cachorro, podría ser sencillo para ti educarlo correctamente y hasta enseñarle trucos.


En la mayoría de casos en los que tienes la oportunidad de tener a tu perro desde cachorro, y le generas una socialización adecuada, no se hace necesario más que un poco de paciencia, constancia, y el uso de los comandos de voz y de señas para comunicarte con tu peludo.


Ahora, si tú peludo viene de un proceso de socialización mal hecho, bien sea porque te has hecho responsable de él en una etapa adulta, o porque no has tenido la información sobre cómo socializarlo desde cachorro, su educación tenderá a ser más complicada.

¿Tu perro necesita de un experto en entrenamiento canino?

Ahora, debes saber que hay casos en los que por una socialización inadecuada, por el carácter propio de tu perro, o por experiencias negativas en la vida de tu peludo, se hace imposible su educación eficaz en casa.


Es justo aquí donde puedes pensar que necesitas de la ayuda de un experto en etología canina. Siempre es mejor que antes de recurrir a prácticas de maltrato o de castigos negativos, acudas a un especialista.


Para darte un mejor contexto sobre si necesitas la ayuda profesional para la educación de tu perro, aquí te presentamos algunos de los comportamientos de tu peludo que requieren del acompañamiento de expertos:


  • Hace sus necesidades fisiológicas en lugares no permitidos dentro de la casa.
  • Ladra sin motivo alguno.
  • Teme relacionarse con otros perros, incluso llega a esconderse para no interactuar.
  • Agrede a otros perros y/o animales sin que ellos representen amenaza alguna.
  • Te ataca o muerde.
  • Destroza todo en casa.
  • No asiste a tu llamado.
  • No obedece a negativas.
  • Te hala cuando paseas junto a él.
  • Se muestra triste, deprimido o sin ganas de realizar actividad física.

Ten en cuenta que es importante que tu perro sea valorado por un veterinario, para descartar que sus comportamientos negativos sean a causa de alguna dolencia o patología médica.

Por ejemplo, en conductas como el no acatar tus órdenes (por comandos de voz), ladrar sin razón aparente o hacer sus necesidades en lugares no permitidos, podrían deberse a algún problema orgánico como sordera o afecciones en el riñón y vejiga. Siempre es importante asegurarte de que tu peludo no sufre alguna enfermedad llevándolo a sus controles veterinarios.

Por otro lado, el adiestramiento canino por acciones se hace necesario en muchos casos, tanto para cosas cotidianas, como para la formación de destrezas por competencias en tu peludo. Por ejemplo, algunas de las acciones para las que necesitarías un adiestramiento canino son:


  • Enseñar a sentarse y retirarse.
  • Promover su salud física con aprendizaje de actividades, tales como los juegos de cobro (traer o soltar la pelota, rescatar cosas…).
  • Desarrollo de destrezas, fuerza y masa muscular.
  • Entrenar como perro de rescate y búsqueda.
  • Entrenar como perro guía.
  • Entrenar como perro antinarcóticos.
  • Entrenar como perro de exposición canina.

  • Finalmente, ten en cuenta que una buena educación para tu peludo es otra de las responsabilidades que adquieres al elegir a tu mascota, y que esta es tan importante como los cuidados en su alimentación, higiene, atención médica y afecto.

    Lo más importante, no estás solo con esta responsabilidad de la educación y recreación de tu peludo. Existen profesionales en el entrenamiento canino, listos para evaluar el estado conductual de tu perro y entrenarlo con un modelo personalizado, que haga de tu amigo un peludo sano y feliz, mientras tú y toda su familia disfrutan de su compañía.