Sin importar si tú casa, oficina o local es nuevo o usado, siempre pueden aparecer reparaciones locativas o de mantenimiento que precisan de toda tu atención. Cosas como la impermeabilización de techos y terrazas, mejoras en instalaciones eléctricas o el arreglo de pisos y cañerías, no deberían esperar por el bienestar de quienes habitan el inmueble y de tu bolsillo.


Ten presente que las reparaciones locativas son una excelente inversión cuando necesitas valorizar tú inmueble con poco presupuesto y de manera ágil. Bien sea que quieras vender o arrendar, siempre tendrás una muy buena relación costo-beneficio al invertir algo de dinero y de tiempo en este tipo de arreglos o mejoras.

En seguida, en Din-Don, facilitadora de servicios para tú casa, te explicamos más sobre lo que son este tipo de reparaciones, cuáles son las que más se demandan, su importancia y las recomendaciones para elegir a la persona indicada para hacer el trabajo.

Qué son las reparaciones locativas

Empezamos por contarte que las reparaciones locativas son todos esos arreglos “menores” que no implican específicamente una reforma en la infraestructura de tu inmueble, pero que de igual forma son muy importantes para la funcionalidad de este y el bienestar de quienes lo habitan.


Ahora, ten en cuenta que aunque los arreglos en las reparaciones locativas son “menores”, esto no quiere decir que sean menos importantes o que debas esperar para darles solución.


Resulta que, si por ejemplo, no atiendes de inmediato una impermeabilización de techos, la humedad podría terminar deteriorando la estructura, haciendo que eso que era una reparación menor, se convierta en un arreglo de infraestructura costoso y dispendioso.


Por otro lado, las reparaciones locativas se pueden requerir por igual en tu hogar, oficina, local comercial o establecimientos para diferentes actividades. Estas mejoras o reparaciones se hacen necesarias comúnmente tanto en espacios exteriores e interiores, con el fin general de mejorar las condiciones del inmueble, así como de mantener su buen estado y corregir daños ocasionados por el uso o el paso del tiempo.


En resumen, todas las reparaciones y mejoras que se hagan en tu inmueble que no afecten la estructura, distribución interna o características volumétricas (dimensiones), funcionales y de forma, hacen referencia a una reparación locativa.

Cuáles son las reparaciones locativas más frecuentes

Las reparaciones locativas que se requieren en un inmueble son de diferentes tipos y abarcan múltiples necesidades que van desde lo estético hasta lo funcional. Pero para darte una idea sobre las reparaciones locativas que se requieren con mayor frecuencia, y ayudarte a verificar si en tu caso estas se hacen necesarias, te dejamos la siguiente lista:


1. Mantenimiento general

En este tipo de reparación o mejora locativa encuentras trabajos como la limpieza de los vidrios en edificios, muros, techos, tejados, canales y desagües. El mantenimiento de gasodomésticos (estufas, hornos y calentadores), revisión de cañerías y otros que prevengan problemas en la funcionalidad y uso de los mismos.


2. Cambio, mejora o restitución de pisos de todo tipo

De acuerdo al estado del piso actual y su material deberías entrar a verificar si lo que se necesita es un simple mantenimiento y limpieza, o si debes reemplazar el piso por uno nuevo. Por ejemplo, pisos laminados de madera que se rayan o se deforman por humedad deberían ser reemplazados al no tener manera de volver a su estado inicial.


En caso de la ruptura de unas tabletas de cerámica en tus pisos, se podría evaluar la posibilidad de encontrar una tableta del mismo color o diseño, para solo tener que reemplazar las tabletas afectadas.


3. Enchapes de muros, vigas, columnas, escaleras

Los enchapes generalmente se realizan en baños y cocinas para proteger los muros, paredes y columnas de la humedad y grasa. Sin embargo, puedes requerir un enchape en otras zonas de tu casa, oficina o local, con el fin de proteger y de dar un aspecto personalizado.


Por ejemplo, los enchapes en cerámica, azulejos y materiales vítreos son muy recomendados para proteger de los factores de humedad, suciedad y grasa.


También, puedes encontrar muchos otros materiales para enchape que están presentes en las tendencias de diseño, y que además, son muy funcionales. Algunos de estos materiales usados para acabados contemporáneos son la madera, piedras naturales y artificiales, materiales sintéticos, derivados del plástico como resinas, y hasta telas para revestimiento de espacios interiores.


4. Pintura y acabados en superficies

La pintura de muros interiores y exteriores se hace necesaria tanto para proteger como para embellecer tus espacios. En el caso de los exteriores, puedes necesitar pinturas especiales que toleren factores ambientales como los rayos UV, el polvo y la humedad, evitando deterioros a corto y largo plazo, y haciendo que tus fachadas se vean muy bien.


Mientras tanto, la pintura en interiores es capaz de cambiar inmediatamente el aspecto de tus espacios y a su vez, te facilita tareas como la limpieza. En el trabajo de pintura para interiores también puedes agregar funcionalidades especiales de protección de acuerdo al tipo de pintura a emplear.


Por nombrar un ejemplo, están las estructuras de metal en las que se usaría pinturas anti-oxidación, o los pisos y escaleras en los que la pintura vitrificante ayudaría a proteger del desgaste por el tráfico en estas áreas.


5. En redes o instalaciones eléctricas

Bien sea porque las redes eléctricas en tu espacio ya no funcionan, o porque necesitas una nueva toma dentro de este, siempre se hace necesario un especialista en electricidad que te ayude con esto.


Hacer llegar el servicio de electricidad puede significar comodidad y bienestar para quienes habitan o trabajan en tu inmueble. Por ello, este tipo de reparaciones locativas son parte de este listado y podrían ser las que estás necesitando para mejorar tu calidad de vida y la funcionalidad en tu locación.


6. En redes hidráulicas y sanitarias

Para mejorar, ampliar o reparar las cañerías, desagües, grifos y todo lo que forma parte del sistema de transporte de aguas potables y aguas negras en tus espacios, puedes necesitar la ayuda de plomeros o fontaneros.


Esta es quizás una de las reparaciones que menos puede darte espera, y por tanto, una de las que más se demanda entre todas las de su tipo. Imaginar que puedan inundarse tus inmuebles y generarse daños en enseres, muros y estructuras imaginarlas motivan a realizar de inmediato los arreglos necesarios. de tus espacios, además de los problemas para la salud y bienestar de los que allí habitan, son ideas que de solo


7. Reparaciones en redes telefónicas

Las reparaciones en redes telefónicas las puedes necesitar tanto para arreglar algún daño en las ya existentes, como para ampliarlas. Aunque estas mejoras o ampliaciones pueden prestar las las compañías operadoras del servicio de telefonía, muchos terminan optando por contratar servicios por separado, principalmente por cuestiones de tiempo y sentido práctico.


Verás, para muchos programar una cita de servicio técnico con los operadores de telefonía puede demorar algo de tiempo, o hacerse complejo debido a que las horas en las que hay agenda no coinciden con su disponibilidad. Ahí es donde se hace necesario el servicio de un técnico o contratista independiente para solucionar tu necesidad o problema.


Entonces, si en tu caso por ejemplo quieres que tú misma línea telefónica tenga tres teléfonos en uso dentro de casa, podrás solicitar este trabajo con un contratista técnico en redes telefónicas. Si tienes algún problema en el cableado como fisuras, este queda muy expuesto a la vista, o tienes una “telaraña” de cables en el piso que quieres ocultar y organizar, podrás solucionarlo con este tipo de reparaciones locativas.


8. Reparaciones de redes de gas

Toda la red que transporta el gas natural dentro de tus espacios para el funcionamiento de tus gasodomésticos (estufa, horno, calentador) necesita de revisión y mantenimiento, o en casos más serios, de reparaciones.


En Colombia, y especialmente en las ciudades principales como Bogotá, se necesita contar con unas redes de gas natural seguras, prácticas y discretas, ya que son de las más utilizadas por todos, y son esenciales para actividades como preparar los alimentos y bañarse (agua caliente).


Revisar que no hayan escapes de gas, que los sistemas de ventilación sean suficientes y que toda la red que transporta el gas sea segura, son de primera necesidad.


9. Reparaciones y servicios de cerrajería

¿Te ha pasado que se te pierden las llaves de tu casa? Esto es más común de lo que piensas. Son muchas las personas que por olvido, descuido o siniestros como robos pierden sus llaves y con ellas, la posibilidad de acceder a sus inmuebles.


Estos casos de pérdida o robo de llaves son solo algunos de los que demandan por fuerza el servicio de cerrajería, para desmontar las cerraduras de tus puertas o hacer el cambio de guardas. Hay otros casos como en los que por estética quieras cambiar la cerradura por una con mayor tecnología o mejores prestaciones.


Entonces, bien sea para instalar por primera vez una cerradura a tus puertas, o para cambiarlas por motivo de pérdida de llaves o mejoras en el tipo de cerradura, el servicio de cerrajería se hace indispensable para la tranquilidad, seguridad y bienestar de los dueños y/o habitantes de un inmueble.

¿Por qué es importante realizar las reparaciones locativas?

Ya habrás notado algunas de las razones por las que es importante prestar atención a las reparaciones locativas. Cada tipo de reparación te resuelve alguna necesidad o problema, que a la final, se ve reflejada en seguridad, comodidad y funcionalidad. Sin embargo, aquí te dejamos bien especificadas las principales razones:

Valorización del inmueble

La valorización de un inmueble es quizás la principal ventaja que obtienen quienes invierten en finca raíz. Pero esta se puede ver afectada altamente si no realizas un mantenimiento periódico o te demoras en realizar las reparaciones que se hacen necesarias al pasar el tiempo.


Ahora, aun cuando todo esté funcionando correctamente y el estado de lo ya existente en tu inmueble sea aceptable, puedes optar por las mejoras locativas para subir el valor comercial de este. Esto aplica tanto para quienes buscan vender una casa, apartamento, oficina o local, como para los que quieren dejarlo en arriendo.


Por ejemplo, no es lo mismo que vendas un apartamento con cocinas y baños de muros terminados con pintura, a que vendas uno totalmente enchapado. Por supuesto, el apartamento con baños y cocina enchapados tiene mayores posibilidades de ser vendido, y su precio de venta aumentará.


Prevenir y evitar daños estructurales.

Volvamos al ejemplo sobre el que te hablamos al inicio, acerca de la humedad en techos por falta de impermeabilización. Supongamos que en este caso has visto una humedad en el techo pero lo has obviado y has dejado pasar el tiempo. Esta humedad se ha presentado justo al lado de una de las vigas metálicas, que son parte de la estructura que sostiene el techo y ha llegado a oxidarla.


En este caso, lo que se podía haber solucionado con un servicio de impermeabilización de techos, ahora requerirá de una obra completa para la reconstrucción de las vigas. Esta vez, el arreglo no te dará tanta espera y tendrás que realizarlo para evitar que el inmueble pierda estabilidad y seguridad, al no contar con una estructura sólida.


Mejorar y cuidar la funcionalidad de los servicios del inmueble

Reparaciones y mejoras como las de las redes eléctricas, de gas o telefónicas, entre muchas otras que se te puedan presentar, significan una mejora en los servicios que recibes en tu inmueble. Bien sea por simple gusto, o por la necesidad de arreglo, estas obras menores ayudan a encontrar u ofrecer los servicios y funcionalidades que se demandan, y en la forma en que se requieren.


Inversión inteligente

En todo caso, el dinero que gastas en las reparaciones y mejoras locativas toma la figura de una inversión inteligente. Ya sea porque evitas daños mayores que a la final te obligan a sacar más dinero y tiempo, o porque el resultado te permita valorizar tu inmueble, siempre verás satisfactoriamente reflejada esa inversión en un beneficio.


Cuidado de la economía

Cuando no atiendes rápidamente las reparaciones locativas a las que hay lugar en tus espacios, logras que el problema se agrave, y que por ende, el dinero que tengas que gastar sea mayor. Por ello, hacer las reparaciones locativas a tiempo significa cuidado tu bolsillo y la economía de tu negocio o familia.


Mejorar las condiciones de vida de los habitantes

Ahora, dejando un poco de lado el factor material, entramos a ver que con las reparaciones locativas se mejoran las condiciones de vida de quienes habitan el inmueble, sin importar si es de tipo comercial o residencial.


Contar con espacios bien cuidados, con todos sus servicios y elementos funcionales representa comodidad, tranquilidad y seguridad para quienes viven o trabajan en ellos.


Evitar pleitos por entrega de un inmueble arrendado

Ahora, si en tu caso has tomado en arriendo algún inmueble, sabes que generalmente las reparaciones locativas son delegadas a tu responsabilidad en el contrato de arrendamiento. Así que al entregar al propietario su inmueble, debes asegurarte de hacerlo en las mejores condiciones, tal y como lo has encontrado, para evitar pleitos.


De hecho, siempre es mejor que seas tú quien contrate y pague las reparaciones locativas a las que haya lugar (pintura, daños por uso…), en lugar de pagar al propietario para que él las realice.


Cómo elegir a quien realiza mis reparaciones locativas

Ahora te preguntarás ¿a quién debo acudir para hacer mis reparaciones locativas? Pues bien, es fundamental primero entender que tú mismo puedes no contar con todas las habilidades de electricista, plomero o albañil que se necesitan.


Lo mejor y más sensato es dejar a los técnicos y expertos en cada área que trabajen en tus arreglos, para evitar perder el dinero y tiempo en reparaciones o mejoras mal hechas.


Por ejemplo, en los servicios para tu casa de Din-Don puedes elegir el tipo de mejora o arreglo locativo que necesitas, la ciudad en la que hay que hacer el trabajo, el presupuesto y la forma de pago (por hora o por trabajo terminado). De igual manera, podrás ver las calificaciones como una manera de verificar la reputación del trabajador a elegir, y calificarlo una vez te haya prestado el servicio.


Así, obtienes el trabajo finalizado en el menor tiempo posible, donde lo necesitas y por técnicos especializados y calificados en el área.


Ya no tienes impedimentos para poner fin a los problemas e incomodidades generadas por no hacer los arreglos y reparaciones locativas oportunamente. Ahora la tecnología nos facilita pedir a domicilio los servicios que necesitamos, con quienes los necesitamos.